El costo de la transformación



Por Patricia Basurto Valenzuela
Consultor del Bufete Empresa Inteligente
De manera cotidiana, nos encontramos con situaciones cuyo resultado nos gustaría cambiar; quisiera bajar de peso, quisiera vivir menos estresado, quisiera ser mejor padre/madre/hijo, quisiera ganar más, quisiera, quisiera, quisiera.
Si consultamos el diccionario, la palabra querer se define como - tener el deseo, la voluntad o la intención de hacer, poseer o lograr algo- la clave está en qué la voluntad de hacer las cosas de manera diferente, para conseguir resultados diferentes.
En nuestra vida diaria, en todos nuestros círculos de convivencia, nos tomamos con distintos tipos de personas, cuyo enfoque o forma de ver las cosas difiere una con la otra, algunas parecidas y otras simplemente diferentes; es ahí cuando empiezas a forjar la idea de lo que quieres lograr en todos los niveles de tu vida, que logros quiero en el terreno personal, cuales en lo profesional y como quiero trascender.
En el terreno empresarial, son muchos los anhelos o deseos que quisiéramos lograr; tenemos sueños, ideas y maneras de vernos en un futuro, pero pasan los años y son pocos quienes realmente van el en camino correcto para llegar a ver materializados esos sueños, entonces ¿Qué sucede con los que nos quedamos en el camino?, situación que por desgraciada se presenta más comúnmente de lo que nos imaginamos.
La respuesta es simple, tener un sueño o un deseo, no es suficiente para lograrlo, lo importante está en qué estoy dispuesto hacer para lograrlo, en si estoy dispuesto a pagar el costo para lograr transformarme en lo que quiero llegar a ser. A nivel empresarial lo vemos todos lo días, líderes que buscan mejorar ciertos resultados, pero que al momento de plantear que se debe hacer para llegar a dichos resultados, no están dispuestos a pagar el costo de la transformación.
Eso ya lo he probado, eso no se puede hacer, eso me cuesta, eso no estoy dispuesto a hacerlo, eso no, eso tampoco, ni eso… quedamos en las mismas prácticas buscando resultados diferentes, ¿algún día daremos con ellos?
El buscar un cambio es estar dispuesto hacer cosas distintas para conseguirlo, más aún si queremos lograr una completa transformación; ¿quieres bajar de peso? Muy fácil, dieta y ejercicio, no hay magia, hay esfuerzo, ¿y si me hago la lipo? ¡adelante! Pero el mantener la figura que se logra también cuesta. Entonces, ¿Qué hace sustentable la transformación?
·   Tener definida una visión de a dónde vamos a llegar;
· Contar con las personas adecuadas que realmente ayudarán a lograr y conservar esas mejores prácticas;
·  Contar con estrategias que sustentes los cómo se irán haciendo las cosas;
· Contar con los recursos indispensables para poner en marchas nuevas estrategias;
·  Llevar la estrategia a la práctica, asignando responsables y tareas específicas.
La transformación se logra cuando ya nuestros hábitos o prácticas han cambiado y se mantienen en el tiempo, no porque lo hice una vez estoy del otro lado, esto es un asunto de constancia y convencimiento, si quiero transformar mi cuerpo, mi vida, mi empresa, debo estar dispuesto a pagar el precio que traerá consigo, mejores resultados haciendo las cosas de manera diferente, eso es tener voluntad y lo único que asegura que transformaremos a las organizaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES