LA GENERACIÓN DE VALOR EN LAS EMPRESAS



Todos los días vemos como dentro de las empresas se realizan operaciones de compra venta en mayor o menor escala, y es interesante apreciar como al final del día lo realmente importante para la mayoría, resulta en saber cuánto se ha vendido, y dependiendo de ese resultado es como medimos en términos generales si fue un buen o un mal día para la organización.


Hablando de resultados es claro que tenemos que medir esos indicadores de ventas, ya que nos dan referencia sobre cómo hicimos las cosas y si estamos en el camino correcto para lograr lo que buscamos, sin embargo, los resultados de final, los números que todos analizamos, no son los únicos ni los más importantes para un director de negocios.

Es muy común encontrar empresas u organizaciones, que dan mucha importancia a los resultados, sin atender lo que hay detrás del logro o no logro de dichos resultados. Pero, ¿alguna vez has reflexionado y trabajado sobre la causa que les da vida a dichos números? Probablemente no, y de ser así formarías parte de la gran mayoría de empresarios o directivos que no buscan solucionar los problemas de resultados yendo al fondo del asunto.


Es relativamente fácil tomar acciones en consecuencia, cosa que no sucede cuando se hace análisis y se buscan soluciones de raíz, por ello, resulta más cómodo actuar para corregir un error, que hacerlo para prevenir futuras afectaciones.


Pero surge entonces la interrogante, ¿Cuáles son las causas que originan la falta de resultados empresariales?, la respuesta es sencilla pero la implementación es compleja, ya que todo reside en las personas y los procesos de las organizaciones.


El valor que se genera dentro de una organización tiene su raíz en la persona, sin ella, no es posible transformar un insumo o servicio para ofrecerlo al cliente. Es cierto que en la actualidad hay procesos automatizados que no dependen de seres humanos, sin embargo, un ser inteligente tuvo que estar detrás de dicha automatización y seguimos ubicando el verdadero valor en una persona.


Entonces, si el valor lo genera la persona, ¿por qué enfocar nuestros esfuerzos de mejora, en asuntos que nada tienen que ver con la gente? Si bien es cierto que hay elementos indispensables para toda organización, no debemos perder de vista que el equipo humano es quien requiere mayor atención y preparación para mejorar nuestros resultados globales.


Habiendo clarificado cual es la verdadera raíz del valor en las empresas, seguiremos con otro elemento vital para el logro de nuestros resultados: los procesos.


¿Por qué son tan importantes los procesos?

Los procesos son importantes porque de ellos depende el producto o servicio que entregaremos a nuestro cliente, es decir, si hacemos bien o mal nuestros procesos, el cliente lo verá reflejado en nuestro producto final.


Y si sabemos que la gente y los procesos son los elementos que definen las causas de nuestros resultados, lo siguiente sería ver que podemos hacer para mejorar la calidad de nuestra gente y de nuestros procesos, para que, con ello, el cliente obtenga un mejor producto o servicio y en consecuencia vendamos más, mejorando así nuestros indicadores financieros.


La causa produce grandes efectos, entonces la sugerencia es, trabajar en resolver la problemática urgente de nuestro presente sin perder de vista lo importante: la preparación para mejorar nuestros resultados en un futuro no muy lejano.


Patricia J. Basurto Valenzuela

Bufete Empresa Inteligente

Consultor asociado

Comentarios

  1. Estamos totalmente deacuerdo Patricia con tu artículo, no se puede concebir la captación del valor económico del mercado de una empresa, sino trabajamos en los procesos y personas que lo generan... Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES