MODELO SEMIPRESENCIAL A DISTANCIA

“En 1962, Martin de Porres fue elevado a los altares por poseer el don de la ubicuidad; en esa lógica, la videoconferencia "sublima" a sus usuarios..." ABA

Hace quince años, hacíamos reflexiones sobre si la educación a distancia era una moda o una tendencia; como se sabe, las modas son efímeras, de corta duración, mientras que las tendencias son de largo plazo, marcando frecuentemente, generaciones enteras.

En la búsqueda de mejores herramientas para afinar esta forma de educación, en el último par de años del siglo pasado, “descubrimos” la videoconferencia; este instrumento de comunicación, era prácticamente inexistente en México, y había que viajar a otros países para escudriñar respecto a esta forma de comunicarse. Era muy poco, por lo menos a nivel comercial, lo que ofrecía el mercado.

Más adelante, en el Instituto Empresa Inteligente (ISEI), ya utilizábamos una marca importante a nivel global, que contaba con un servidor muy robusto (el cuál importamos desde Israel); un aparato, perteneciente al pleistoceno inferior hoy día; con capacidad para conectar 16 puntos y posibilidad de ampliarse a 32. Recuerdo que, cuando este enorme trasto llegó a nuestras instalaciones, fue día de fiesta nacional; se pararon las actividades, para ver de cerca aquella maravilla de la tecnología, que en poquísimo tiempo, se convertiría en pieza de museo en nuestro almacén.

En nuestro Instituto, desde su fundación, decidimos ofrecer nuestros programas académicos a distancia (de manera semipresencial, no en línea), desde el primer día de sus operaciones, visualizamos la educación a distancia, no como una moda, sino como una tendencia, y no nos equivocamos.

Los ciclópeos aparatos fueron, de arranque, la gran novedad para nuestra visión, pero muy pronto, se volvieron obsoletos y caros, por lo cual, nos vimos en la necesidad de desarrollar investigaciones sobre nuevas tecnologías educativas y subirnos a la ola de las nuevas tendencias. Emigramos a video enlaces soportados en software y no en hardware; así, pasamos a trabajar con socios comerciales de todo el mundo, que se encuentran en la posibilidad de ofrecer videoconferencia por medio de software y ya no por hardware.

La otra parte
En nuestra propuesta de valor, nunca ha sido la idea, trabajar en línea, pues las experiencias vividas muy de cerca, nos revelaban la enorme deserción que se tiene con ese formato; tampoco nos parece adecuada la forma presencial, pues en un mundo tan global, constituye un gran desperdicio que los aprendices limiten sus aprendizajes con maestros que viven en la misma ciudad que ellos, ya que no le transmiten las experiencias que toman de otras partes del mundo.

En nuestro modelo, hemos tenido el cuidado de tomar lo mejor de los dos mundos: lo presencial y lo de en línea.

Haciendo una síntesis de ambos, creamos lo que hemos denominado: Modelo Semipresencial a Distancia (MSD), el cual, tiene como fundamento, que se comparte el tiempo pero no el espacio.

Es pertinente aclarar, que lo semipresencial no significa que el Aprendiz toma algunas clases en línea y otras presencialmente; semipresencial, significa que todas las clases las lleva por videoconferencia, donde el maestro coexiste con el aprendiz y éste con sus compañeros en tiempo real, pero a miles de kilómetros de distancia, sin necesidad de que tenga que llevar algunas clases presencialmente.

Cuando se trabaja este modelo, dos cosas se vuelven sustantivas: que los aprendizajes sean sumamente prácticos, y que la clase no sea aburrida. Es mucho lo que se tiene que trabajar en estos dos temas, pues el hilo que une a quienes aprenden y quienes coordinan los aprendizajes, separados por  grandes distancias, muchas veces conectados a tiempo real con otros continentes, es muy delgado y se éste se rompe fácilmente cuando fallan estos elementos.

Mucha gente creé erróneamente, que porque cuenta con la herramienta de la videoconferencia o porque empaquetan una serie de cursos, ya tiene su “universidad”. Nada más alejado de la realidad.

El Modelo Semipresencial a Distancia (MSD) es, por sobre todas las cosas un concepto; un concepto que se integra de componentes tangibles e intangibles: filosofía, metodología, visión, liderazgo, conocimiento, tecnologías blandas y un dominio completo de las tecnologías de la información y la comunicación.

El MSD es un verdadero campus virtual, dónde la coexistencia entre aprendices y maestros es total, en: ventanilla de pagos, los pasillos de la Universidad, los salones de clase, conferencias, congresos, kardex de calificaciones y todo lo que se hace en un campus universitario, solo que de manera virtual.

Mediante el (MSD), se pueden lograr resultados de alto impacto, no solo para una institución, sino para la región…para el País.

A continuación, se presentan algunas de ellas:
Se pueden reducir casi a cero los costos de capacitación de las empresas públicas o privadas.
Se abaten los viajes de las organizaciones y con ello los costos en viáticos, en más de un 90%.
Se puede abatir a cero, para el País, el porcentaje de estudiantes que no tienen acceso a la educación media superior y superior, por falta de edificios para atender la demanda: 3 de cada 10 mexicanos no ingresan a la Preparatoria por falta de espacios (33%), y 521 mil 573 jóvenes, están fuera de los programas de licenciatura por el mismo motivo*.

Se puede llegar a los lugares más remotos de México en la oferta de educación y capacitación, sin necesidad de la los estudiantes se muevan de sus lugares de origen.
Se puede abatir la gigantesca deserción de los estudiantes en línea: el 30% de los alumnos de prepa en línea en este País, desertan antes de comenzar siquiera la primera clase.
Es posible poner a disposición de los alumnos de todo México, a los maestros más renombrados del mundo sin costos adicionales a sus honorarios.
Otros.

Para quien esté cavilando en que ese modelo ya se está utilizando, seguramente está pensando en la educación en línea; no hay tal.

Presento una tabla, a continuación, con la intención de distinguir los tres modelos de esta naturaleza, para que quede más claro el Modelo Semipresencial a Distancia (MSD). 



Con todo lo anterior, el Modelo Semipresencial a Distancia (MSD), representa una alternativa para revolucionar el desarrollo de la educación en México y las organizaciones de este País; por otra parte, representa una oportunidad de tomar atajos y entrar de lleno a la nueva Sociedad del Conocimiento, para catalizar el engrandecimiento del País. ESSS.......

                                                                       Aníbal Basurto Amparano
*Director del Bufete Empresa Inteligente
Rector del Instituto Empresa Inteligente
México
*Fuente: UNAM, SEP

Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES