La Universidad Empresarial: Plataforma para la Innovación y la Transformación de la Empresa (PARTE 1)


 Por: Anibal Basurto Amparano*

“La única ventaja competitiva empresarial que nadie nos puede copiar, es la capacidad de nuestra gente para crear valor de manera continua hacia el cliente…” ABA

Hace más de 2 décadas planteábamos la hipótesis de que estábamos transitando de la Era Industrial a la Era del Conocimiento, ¿qué ocurrió con esa creencia? se convirtió en una cruel realidad.


Desde que nacimos como Instituto de Formación Empresarial, hemos planteado la visión de que: Para el año 2020, seremos la Institución líder, en la formación de directivos y colaboradores y, en la transformación de organizaciones, posicionándonos como el primer Instituto de institutos del mundo.

El 3 de enero de 1997, en el periódico “El Imparcial” de Hermosillo, Sonora, México, publicamos el artículo: “La Revolución del Conocimiento”, el cuál sería el primero de más de 500, tratando el tema del trasiego de la Era Industrial a la del Conocimiento; en el 2015, sacamos a luz pública el libro: “Sistema Empresa Inteligente”, una propuesta al mundo sobre cómo debe ser la empresa en la Economía Basada en el Conocimiento y, en 2016, lanzamos al escrutinio público otro libro: “Gobierno Competitivo”, lo que todo dirigente político debe saber para crear y desarrollar un gobierno de clase mundial en la nueva sociedad del conocimiento. Lo anterior, junto a quince generaciones de la “Maestría en Dirección de Organizaciones del Conocimiento” y una serie de conferencias, constituyen el esfuerzo que ha realizado Empresa Inteligente Asociación, para convencer y coadyuvar a los dirigentes de las organizaciones públicas y privadas a que, ubiquen en el pensamiento y en la acción a sus instituciones en el siglo XXI, en la nueva forma de conducir organizaciones, de acuerdo a las premisas del nuevo milenio.


El lento crecimiento de la competitividad mexicana
El problema fundamental de México, en materia económica, sigue siendo el lento crecimiento de su competitividad; injusto sería decir que ésta no ha crecido, sí lo ha hecho, pero a una velocidad muy lenta, lo que ha ocasionado que muchos países nos hayan rebasado. Hoy, ocupamos el lugar 57… seguimos siendo un país de media tabla.

Las causas fundamentales de este crecimiento han sido: el pésimo sistema educativo que tenemos, y la ausencia casi total de capacitación relevante y útil en nuestras empresas.

El primer tema, es un asunto que debe resolver la Secretaría de Educación de nuestro país; en el segundo, sí tenemos mucho que hacer, quienes estamos preocupados por desarrollo de México.


Las 4 Megatendencias de las organizaciones del nuevo milenio

Para iniciar un esfuerzo de transformación en las organizaciones que deseen trabajar bajo las premisas del siglo XXI, deberán considerar las 4 tendencias que están definiendo el perfil de las empresas exitosas de la nueva Sociedad del Conocimiento:

1. Las organizaciones se diseñan, planean y estructuran a partir del cliente.

2. El trabajador de las empresas decidirá sobre el proceso y será dueño de una parte de los medios de producción.

3. Las organizaciones piramidales y los puestos desaparecerán.

4. Todos los integrantes de las organizaciones (dirigentes y colaboradores) deberán trabajar generando valor.

Aún que han pasado más de 20 años en que se ha estado señalando lo anterior, muy pocas empresas están haciendo algo para adecuarse a la nueva realidad; la inmensa mayoría, sigue trabajando con la fórmula perdedora, representada con estas premisas y este organigrama:



La fórmula ganadora para una Era, una Sociedad y una Economía Basada en el Conocimiento, se plantea así:





Para avanzar en la competitividad, México requiere a gritos, insertarse en la nueva economía basada en el conocimiento

Resulta obvio que, con el ritmo con que se está moviendo la competitividad de las empresas mexicanas, se ve muy lejano el momento en que podamos competir con las principales economías del mundo; si queremos exponenciar el crecimiento económico y el ingreso per cápita en nuestro país, se requiere sumarse al juego que están llevando a cabo los países con altos crecimientos: trabajar bajo las premisas de una Economía Basada en el conocimiento. La gráfica siguiente, explica lo anterior, por sí mima:



Las 2 Megaamenazas de la Nueva Economía Basada en el Conocimiento


Incorporar las empresas y al país a la nueva economía, no es ya cosa de elección: lo es de supervivencia. En el caso de las compañías, existen dos grandes amenazas:

1.Las empresas plataforma y,

2.Las Starup

Las primeras, literalmente se estay engullendo, no solo a las empresas de todo el mundo, sino a giros completos: en el sector servicios, Google encabeza a este tipo de compañías; en el área de productos, Amazon, hace lo propio. Las empresas Plataforma, se están quedando con el oro del siglo XXI: la información, y así, poco a poco, todas las empresas del planeta, si quieren funcionar, se tienen que subir a sus plataformas, donde hacen lo que quieren con millones de firmas de todo el mundo.

Las segundas, las Startup, son pequeñas empresas formadas por jóvenes que, con un mínimo de inversión y altos contenidos de conocimiento y tecnología, se están comiendo a “mordidas” pedazos del mercado de las empresas convencionales; son pequeñas entidades superveloces, dinámicas y con costos muy bajos, que actúan donde las compañías que trabajan con las premisas del siglo pasado, muestran debilidades que son aprovechadas por estas miniempresas. En la siguiente gráfica se ilustra lo anterior:



¿Qué hacer frente a estas realidades?

El instrumento más importante para hacerle frente a estas amenazas, es que la empresa cuente con su Universidad Empresarial. Para lo anterior, Empresa Inteligente Asociación, propone: la Universidad Empresarial del Sistema Empresa Inteligente (UESEI).


¿Qué es una Universidad Empresarial SEI?


Es una institución interna de aprendizaje viva, cuya finalidad es, en el corto plazo, coadyuvar a que la empresa logre los resultados que le permitan su continuidad económica, vía mejora en sus procesos en base a la innovación continua y, en el mediano y largo plazo, transformar a la compañía en una Organización del Conocimiento, como medio para alcanzar su visión.


¿Qué no es una Universidad Empresarial SEI?

La UESEI, no es:

Una plataforma tecnológica de impartición de cursos.

Una alianza con Universidades convencionales, para que el personal de la empresa lleve a cabo programas académicos que dichas Universidades imparten.

Programas enfocados, únicamente, para los directivos de la empresa. Infraestructura física o grandes edificios. Un lugar donde el aprendizaje se sustenta en las modas mundiales en las que los expertos de dichas modas imparten cursos. Una organización de capacitación donde no hay rumbo definido ni la capacidad para su desarrollo.

Un centro de adiestramiento, donde se busca desarrollar habilidades y conocimientos, sin buscar la mejora de las actitudes y valores del personal.

Un centro de aprendizaje para reciclar en conocimiento.

Una institución para reproducir el obsoleto Sistema Organizacional Funcional del siglo pasado.


Los objetivos de la Universidad Empresarial SEI


Son dos objetivos sustantivos:

1.Corto plazo: Coadyuvar a la empresa a lograr sus resultados, vía mejora de sus procesos en base a la innovación continua.

2. Mediano y largo plazo: coadyuvar al logro de la visión de la compañía, mediante la transformación de ésta, en una Organización del Conocimiento.

En la siguiente ilustración, podemos apreciar las dos grandes responsabilidades de una Universidad Empresarial, para la Nueva Economía Basada en el Conocimiento:



La estrategia de la Universidad Empresarial SEI

Se basa en un Modelo de Educación Enfocado al cliente, centrado en la Persona, basado en procesos completos digitalizados y, trabajando con criterio de Resultados de Micronegocios.


1. Enfocado al cliente: se trata de que la Universidad Empresarial, debe ser factótum para rediseñar de cero la estructura de la empresa a partir de las solicitudes del cliente.



2. Centrado en la persona: Se trata de perfilar al Colaborador del Conocimiento, es decir, al tipo de trabajador que la empresa ocupa para servir al agresivo cliente de la nueva economía. Lo más importante en este asunto, es que este personaje innove de manera continua en su trabajo, para lo cual, hay que visualizarlo como persona, no como empleado, pues las personas sí innovan, los empleados, no.



3. Basado en procesos completos: Los puestos, son una especie en peligro de extinción; los puestos, no le agregan valor al cliente, los procesos, sí; se trata de agrupar a equipos de trabajo alrededor de procesos completos, donde cada área atienda de principio a fin solicitudes de clientes internos y externos. La empresa del siglo XXI deberá trabajar en base a procesos completos digitalizados, no en base a puestos.



4. Trabajando con criterio de resultados de Micronegocio: El plan de este modelo educativo es que cada unidad de trabajo aprenda a laborar en base a resultados de negocio, en los que destacan: las ventas, la rentabilidad, la liquidez, la solvencia y el crecimiento del patrimonio. Claro que importan sus resultados operativos, pero sólo como medios, para lograr los de negocio.

sd



Como puede apreciarse, el modelo educativo de la Universidad Empresarial SEI es 100% empresarial; está enfocado totalmente al negocio; no es académico.


Justificación de una Universidad como la que plantea el Instituto Empresa Inteligente


Desde hace dos décadas, como se planteó al principio de este artículo, venimos insistiendo en que las empresas necesitan ubicarse en la nueva forma de hacer negocios, de acuerdo a las nuevas reglas del juego de la Economía Basada en el Conocimiento, sin embargo, en aquellos años, era muy difícil creer que “el lobo estaba cerca”, por lo que en todo este tiempo “predicamos en el desierto”, sin embargo, el leviatán del cambio avanzó y, hoy día, ya no es tan difícil convencer a los dirigentes de que uno de los asuntos más importantes que deben atender como responsables de la entidades que dirigen es, lograr construir la nueva organización, la organización del conocimiento, la organización del futuro. Afortunadamente, en estos 20 años en que era difícil aceptar estas propuestas por el sector empresarial, tuvimos el espacio de tiempo para construir todo un Sistema que coadyuve a las empresas a trabajar con las premisas de la Nueva Sociedad del Conocimiento.

Una de las empresas con más prestigio en el mundo en estos temas, Deloitte, avala con su más reciente estudio, lo que hemos propuesto en estos 4 lustros. Se presenta a continuación el estudio de esta empresa fundada en 1845 y con presencia en todo el mundo:






Cómo podemos apreciar (en la figura de la izquierda), la encuesta levantada en 140 países a 10,400 directivos y responsables de RRHH, muestra que la mayor preocupación en México y en el mundo, es construir la Organización del Futuro (Diseño Organizacional). Con lo anterior, nos debe quedar claro que esto debe ser el objetivo de mediano y largo plazo de la Universidad Empresarial.

En la figura de la derecha, podemos distinguir las brechas que separan a los directivos encuestados de saber cómo construir la Organización del Futuro, y nos queda claro que no están preparados para hacerlo, lo cual no debe extrañar a nadie, pues los directores de las empresas, no tienen el tiempo para tal encomienda, sin embargo, preocupa mucho que nadie se esté haciendo responsable de ello, pues en el hacerlo o no, va la vida misma de la empresa, ya que si no se prepara a la gente para la nueva economía, la compañía está en vías de extinción.


Las personas que queremos formar


La universidad empresarial, tiene razón de ser si y sólo sí, logra formar al Gerente Funcional, como un activo Director de Negocios, y al Empleado, como un Colaborador del Conocimiento.

Los gerentes tradicionales, ya no nos están ayudando a sacar adelante las empresas; éstos, se dedican a conservar lo que ya hay, no están coadyuvando a generar nueva riqueza. Con este tipo de directivos, la compañía difícilmente logrará la competitividad que necesita para blindarse y desarrollarse en una economía tan salvajemente competida, como la que estamos viviendo. Hoy día, se requiere que todos y cada uno de los directivos, se conviertan en Directores de Negocio, que ayuden a la empresa a crecer económicamente; se trata de que se midan sus resultados en términos de negocio: ventas, rentabilidad, liquidez, solvencia y crecimiento del patrimonio: ese es el primer quehacer de una Universidad Empresarial.

El Director de Negocios es, por lo tanto, una persona que dirige profesionalmente una empresa o área de ésta, con criterio de resultados de negocio Institucionalizados, presentados periódicamente, y generando riqueza de manera natural, acorde a los requerimientos de la Nueva Economía Basada en el Conocimiento.

Por otra parte, se trata de formar al Empleado como Colaborador del Conocimiento; en la Nueva Economía, la empresa necesita estar innovando de manera continua, pues si no lo hace, pronto será vista como vieja y sin propuesta; el problema es que se requiere estar generando muchas innovaciones y esto sólo es posible, si la empresa cuenta con un método y la voluntad de la gente para hacerlo. La Universidad Empresarial, cumple este cometido.

El Colaborador del Conocimiento, también llamado Oficial Profesional, es un trabajador que está preparado para la vida y el trabajo, en virtud de que es capaz de venderle servicios o productos a una empresa o a la sociedad; ha aprendido a trabajar por procesos completos y domina las habilidades sociales necesarias del individuo educado del siglo XXI.

Para innovar hay que aprender, para lo cual se ocupa una escuela que atienda las 4 entidades que componen a una persona completa en el tema del aprendizaje: habilidades, conocimientos, actitudes y valores (VACH); con los empleados, en el mejor de los casos, se trata de desarrollarles habilidades y conocimientos, para lo cual, se ocupa sólo un departamento de capacitación; no es necesaria una Universidad Empresarial.

En la siguiente gráfica, se puede apreciar la evolución en las etapas en desarrollo:






Por lo anterior, la Universidad Empresarial, no debe ser vista como un lugar o plataforma para aprender; en realidad, constituye una parte importantísima de la estrategia de negocios de la empresa.


Anibal Basurto Amparano
Empresa Inteligente Asociación
Director General

Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES