LA DESINFORMACIÓN: COMÚN DENOMINADOR DE LAS EMPRESAS EN LA ERA DE LA INFORMACIÓN

En pleno siglo XXI, los grandes desconocidos del empresario son sus clientes, sus proveedores, su competencia y sobre todo, su propio equipo humano,ABA.

              
  Demófilo está que trina. Escuchó un soflama que con verbo flamígero dejó caer Súper empre en una reunión empresarial, y más rápido que un repartidor de pizzas, hizo cita con el personaje de la aguacatonada y llorosa figura, y helo aquí, en su oficina, cuestionando al defensor de la empresa y azote de las burocracias aniquilantes...

               
-Pues no me gustó nada lo que dijiste respecto a que no estamos informados de lo que pasa en nuestra empresa Súper empre; se me hace que te pasaste en tu rollo, el pasado fin de semana.

                -Calma, calma mi estimado Demo, ¿por qué dices que no me asiste la razón, cuando afirmo que no estás informado con respecto al negocio que diriges?
               
-Pues, porque tengo 20 años en él y ¿ni modo que no sepa lo que ocurre en su seno? -a lo mejor no Demo… ¿sabes, por ejemplo, cuánto mide tu esófago? -Pues...no, ¿y eso a qué viene al caso? -Viene al caso por qué ocurre muy seguido que tenemos dependencias, incluso nuestra vida misma, depende de cosas que no conocemos, como es el caso del órgano que te acabo de preguntar.    

¿Y el no saber cómo funciona, es malo? -Depende... si está sanote, pues es irrelevante que conozcas su funcionamiento, pero si padeces alguna enfermedad relacionada con su actividad, no solamente es bueno saber como funciona, sino que es menester que te conviertas en experto al respecto.
               
-Como puedes ver Demófilo, ya te diste cuenta que no estás informado respecto a este asunto tan delicado y ése es precisamente el problema de los negocios actuales, muchos de ellos, están enfermos y sus dirigentes se niegan a estudiar las posibles formas para mejorar su procesos operativos.
               
-Pero yo sí conozco mi empresa Súper. -¿Apostamos Demo? -Sí, pregúntame lo que quieras, tengo 20 años en ella ¿ni modo que no sepa lo que ocurre allí? -Bien, dime: ¿qué porcentaje de tus clientes te compran el 50% de tu producto? -Uhh, pues sepa. -¿Cuáles son los hobbies de los tres principales clientes que tienes? -No sé. -¿Cuáles son los tres principales clientes de tus tres clientes más importantes? -Sepa. -¿Cuál es el origen de los 2 insumos que te venden tus tres proveedores más importantes?  -Sabrá Dios. -¿Sabes el nombre completo de las esposas de tus tres mejores colaboradores? -Claro que me los sé....mmmmm, ¡ay mamacita!, ahora que lo preguntas, la verdad no me acuerdo. -¿Sabes cuánto vende tu competencia y a quién le está vendiendo más? -¿sabes por qué te compran tus clientes? -No. -¿Sabes cuál es la filosofía de trabajo de tu principal cliente?, ¿Sabes cuál es la rotación real de tu principal producto? -No. -¿Sabes cómo se dan los principales procedimientos de tu organización? -No. -¿Sabes por qué tu recepcionista contesta tan fatalmente el teléfono? -Sabes siquiera donde empieza y termina tu proceso productivo? - Espérate, espérate, me doy, pero… ¿eso a mí qué me importa? -¿no te importa? Ese es el problema: que no te importa, y el que no te importe hace que lo ignores, y el ignorarlo te está costando mucha, pero mucha lana mi querido Demófilo.
               
-¿Y a poco hay quienes lo estén haciendo? -Muy pero muy pocos, para desgracia nuestra mi buen Demo. Hay un puñado de colegas tuyos que han tomado conciencia de este gigaproblema que padecen nuestras empresas, sin embargo, no han tenido la voluntad suficiente para pasar del enfoque a la implementación de estos sistemas.
               
-¿Sistemas?- Sí Demófilo, a este sistema yo le llamo “informacionalización”, que significa información en movimiento; información que se plantea como estrategia y meta en el negocio.
               
-¿Informa...qué?, ya saliste con otra de tus palabrejas Súper, Dios guarde te oiga   Darío Villanueva Prieto** porque se infarta ¿qué demonios es eso?
               
.- Se trata de que se construyan 6 bases de información. -De datos dirás. -No, mi estimado Demo, si algo le sobra a las empresas Mexicanas son los datos; de hecho, éstas se encuentran inmersas en verdaderos océanos de dichos datos, que se han convertido en ruedas de molino atadas a sus cuellos. Lo que falta es que conviertan estos montones de datos en verdadera información, es decir, es necesario realizar un esfuerzo de síntesis para que esos mares de cifras sean verdaderamente útiles para la toma de decisiones.
               
-Entonces, ¿no es lo mismo hablar de datos que de información?  -Para nada Demo, el uno es insumo de la otra; es insumo necesario pero no suficiente para tomar decisiones.
               
-Entonces, ¿qué hago con todos estos archivos que tengo retacados de infor..., perdón, datos? -¡Quémalos!  -¿Y si algún día me hacen falta?  -Te apuesto que no Demo, y si llegan realmente a hacerte falta, de todas maneras no los encontrarás, pues estarán perdidos entre tanto harnero que tienes en este bodegón de papeles que llamas oficina.

.- Bueno, pero hablabas de 6 bases de información, ¿cuáles son? -Una base de información de clientes, otro de proveedores, otro de la competencia, de tu equipo  humano, uno más de las finanzas y, finalmente, de los procesos vitales de la organización, de los cuáles te platicaré próximamente.


-Para terminar mi buen Demófilo: ¿podría alguien imaginarse una empresa que se considere moderna sin energía eléctrica? –No Super empre…está canijo. -Pues así ocurre con las empresas de la Economía Basada en el Conocimiento; se equivocaron de tiempo, pues en esta la Era de la Información, se encuentran más desinformadas que un marido cándido. Lo anterior, es exactamente lo mismo que si estuvieran trabajando sin energía eléctrica, sin luz, en la más profunda oscuridad... ESSS.......

**Presidente de la Real Academia Española

*Director del Bufete Empresa Inteligente
  Rector del Instituto Empresa Inteligente

México

Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES