LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES

 "Lo cruel: las organizaciones lineales y la funcionales pertenecen al pleistoceno inferior; la tragedia: la gran mayoría de nuestras empresas pertenecen a esa Era..." ABA

Con frecuencia les platico a nuestros clientes que una estrategia que no se puede plasmar en una estructura, es simplemente letra muerta.
Cualquier esfuerzo de cambio o trasformación organizacional real, debe empezar y terminar con su estructura; ¡ay de aquél empresario que ponga en manos de un profesional su desarrollo organizacional, si éste último no sabe de diseño de estructuras! La estructura es guía, es certeza, es destino…

Las reingenierías, rediseños o reagrupaciones que conservan la estructura piramidal, simplemente constituyen una gigantesca pérdida de tiempo; el requisito imprescindible para tomar en serio un esfuerzo de esta naturaleza es que desaparezca la pirámide o, que al menos, haya una coexistencia entre ésta y la estructura basada en procesos.

Existen algunas formas de medir el grado de obsolescencia de quienes dirigen una empresa, pero, quizá la más notoria, se devela en su estructura organizacional.

Los 4 niveles de evolución estructural
En nuestro punto de vista, ubicamos cuatro niveles en la evolución de las estructuras de la organización:
Nivel 1: La organización lineal
Nivel 2: La organización funcional
Nivel 3: La organización matricial
Nivel 4: La organización del conocimiento

La organización lineal
Esta tipo de organización es la forma más primitiva de llevar las relaciones laborales dentro de una institución; la característica principal de esta etapa, es que todas las decisiones las toma una sola persona. Nada se mueve si no es autorizado por el jefe supremo de la entidad en cuestión.
La organización lineal impide cualquier posibilidad de desarrollo dentro de la empresa: aunque pueden existir otros jefes, éstos son figuras decorativas, pues todo debe pasar por la autorización de jefazo mayor.
Se presenta a continuación, la representación gráfica de este tipo de estructura.



La organización funcional
En esta etapa del desarrollo de la institución, el poder se divide en departamentos; el jefe supremo comparte el poder con otros jefes. La organización se encuentra fragmentada en apartamentos en los que cada uno atiende su área de interés, frecuentemente ignorando lo que ocurre con los demás departamentos.
En la estructura funcional, la información no se comparte, las decisiones las toman un reducido “grupo de notables”, sin tomar en cuenta la opinión de los trabajadores de la base.
La organización funcional representa la expresión más elaborada de la era industrial, donde se reproduce la supraestructura de la sociedad de esta etapa en la historia del hombre: clasista, cerrada, vertical, autocrática y con posibilidades casi nulas para que se dé la explosión de creatividad e innovación que demanda el siglo XXI.
Igual, se presenta en forma gráfica este tipo de organización:


La organización Matricial
En la búsqueda de trabajar de manera más dinámica y participativa, algunas empresas se han acercado a las necesidades estructurales que demanda el cliente de la sociedad postindustrial y así, ha surgido la organización matricial.

En este esquema, se generan nuevas líneas de control que atraviesan horizontalmente la pirámide.
Esta forma de trabajar, tiene la ventaja de que los especialistas como mercadotecnia, informática, servicios, administración, etc. “le meten la mano”  a las líneas de mando para fortalecer el cumplimiento de los programas y metas de la empresa. La desventaja, es que el subordinado, en estos esquemas, queda atrapado en el peor de los mundos, al ubicarse bajo la égida de dos jefes, con los respectivos “jaloneos” que esto implica.
Otro problema que genera este tipo de organización, es que los responsables de los resultados, se vuelven muy escurridizos a la hora de presentarlos, pues los gerentes formales, frecuentemente, culpan a los especialistas de que no dan el apoyo suficiente y éstos acusan a aquellos de que no ejercen el debido control para lograr las metas.
Se presenta de igual forma, el esquema matricial:


La organización del Conocimiento
La nueva era y la economía basada en el conocimiento, demandan una estructura totalmente diferente a lo que se ha planteado hasta bien entrada la segunda mitad del siglo pasado.
Antes: Las estructuras se enfocaban al jefe; hoy día, requieren orientarse al cliente.
Antes: El trabajador era considerado un empleado; ahora, debe considerarse una persona.
Antes: El eje de gravedad de la estructura organizacional era el puesto; en nuestros días, debe ser el proceso.
Antes: Se trataba de cumplir con la función; hoy, se debe trabajar en base a resultados.

En la nueva economía, no se trata de seguir estirando a la pirámide; la idea es que ésta desaparezca en el mejor de los casos, o que coexista con la nueva organización.

Algunas reflexiones sobre las estructuras organizacionales hasta nuestros días y la estructura de la organización del conocimiento

La organización lineal, funcional o matricial (O-L-F-M) fue pensada para no cambiar; la organización del conocimiento (OC) fue reflexionada para diseñarse y rediseñarse continuamente, de acuerdo a las señales del mercado.
La O-L-F-M es cerrada y poco participativa; la OC es abierta y participativa.
La O-L-F-M es vertical y jerárquica; la OC es horizontal y democrática.
La O-L-F-M se estructura a partir del jefe; la OC, lo hace a partir del cliente.
La O-L-F-M se basa en funciones; la OC se basa en resultados por cada área del negocio.
La O-L-F-M privilegia al puesto; la OC, al proceso.



Así como ocurrió hace más de 200 años, cuando los empresarios de aquella época tuvieron que aprender la nueva forma de hacer negocios; hoy día, quienes realizamos una actividad directiva en organizaciones públicas y privadas de todo tipo, tendremos que aprender a hacer las cosas de acuerdo a las nuevas señales que nos manda la nueva era del conocimiento. La premisa no es si cambiamos o no al management del siglo XXI; la premisa es hacerlo lo más rápido posible, pues como le ocurrió a nuestros ancestros que no tomaron en serio la revolución industrial, podemos perder todo lo que hemos construido bajo las viejas reglas del juego de la era industrial, que hoy cede su paso a la nueva era del conocimiento.

Por lo anterior, la organización del conocimiento todavía es un asunto de elección; muy pronto, será un asunto de supervivencia. ESSS…….


                                                                  Anibal Basurto Amparano
aibasurto@empresainteligente.com
México

Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente