Nuevas tecnologías para la formación

En un mundo tan dinámico y cambiante, nada o casi nada se queda al margen de la revolución tecnológica. La educación, desde luego, no es una excepción. Veamos qué está pasando en este sector tan crítico para el éxito futuro de las personas y, por extensión, de las organización y la sociedad en general.

Los que nacimos hace ya unos cuantos años recordamos todavía con cierta nitidez aquellos tiempos en los que la única manera de formarse era acudir a las aulas "físicas" y tomar clase presencial. La entrada masiva de ordenadores en los hogares invitó a explorar caminos que llevaran la formación hasta el domicilio de las personas, sin que éstas tuvieran que desplazarse. Comenzó así la formación "e-learning", cursos que podían tomarse en diferente lugar y en diferente tiempo de la creación propiamente del evento. Aportaban comodidad, indudablemente, pero "enfriaban" demasiado la relación profesor-alumno dificultando la retroalimentación e impidiendo la inclusión de dinámicas de aprendizaje en grupo tan interesantes para la consolidación de conocimientos. Con el tiempo pudimos comprobar que estos contras pesaron más que las ventajas inherentes a la comodidad, por lo que el formato cayó en descrédito y hoy en día, no cuenta con demasiado entusiasmo por parte de quien quiere aprender.


Se buscó a continuación una mezcla entre ambas posibilidades: ¿cómo mantener la presencia del profesor pero permitir que el alumno acceda desde su casa o su empresa, sin necesidad de desplazarse? Y en respuesta a esta pregunta tenemos plataformas del estilo WEBEX, como la que ahora mismo está implementando el ISEI. Apoyadas en la tecnología de comunicación de banda ancha, el alumno puede asistir a la clase del profesor en directo (vía videoconferencia) y dispone, además, de todo el material didáctico en tiempo real: diapositivas, pizarra, vídeos...; no solo eso: puede interactuar con el profesor y con otros alumnos vía chat, todo ello desde la comunidad de su hogar o su oficina. Estamos, por lo tanto, ante un nuevo modo de tomar formación que conserva la interactividad del modelo tradicional pero aporta la comodidad de las nuevas tecnologías.

Este modelo, no obstante, también presenta sus inconvenientes que requieren un periodo de adaptación, especialmente por parte de los docentes. Es una obligación para todos nosotros entender el canal de comunicación que vamos a usar y aprender a adaptar el mensaje a este medio. No describiré aquí los detalles concretos de los retos que tenemos que superar, pero sí diré que el éxito que tengamos en esta tarea condicionará totalmente la consolidación o no del nuevo modelo de formación. 

Por lo que a ustedes respecta, estimados lectores, decirles que están ante una nueva plataforma tecnológica que les ayudará a mejorar su capacitación sin requerirles el esfuerzo de tener que desplazarse fuera de su ámbito de trabajo. Y esa ventaja es sumamente importante, porque rompe una de las grandes barreras que limitaban la formación: el espacio geográfico.

Como profesor que soy en el ISEI, decirles que desde la parte docente estamos trabajando intensamente en adaptarnos a estos nuevos tiempos y todo lo que hacemos tiene un claro enfoque hacia ustedes: aportarles valor y facilitar su desarrollo personal. Estamos convencidos que esta nueva herramienta que ahora estamos comenzando a implementar será de su plena satisfacción en un futuro muy cercano.

Cordialmente


Comentarios

Entradas populares de este blog

La organización enfocada al cliente

LAS ESTRUCTURAS ORGANIZACIONALES